Luis J. Medrano

Fiesta familiar Domingo Cowboys Composición Club social y deportivo Sábado inglés Partido No va más Máscara Mano a Mano Las Doce La cumparsita Jardín Gardel

Durante 1946 y 1947, Medrano ilustró los célebres almanaques de la firma Alpargatas, objeto imprescindible en los hogares argentinos que hasta entonces ilustraron Zavattaro y Molina Campos con temas gauchescos. Nuestro artista amplió la temática de los difundidísimos calendarios con pinturas de la ciudad (el bar, el billar, la cancha de fútbol) y de las costumbres argentinas (la playa, el casino, los fideos del domingo).

Luis J. Medrano, artista plástico, dibujante y humorista argentino nacido en 1915, reflejó como pocos la forma de ser argentina en su multifacética obra. Su creación más popular, el Grafodrama, publicado diariamente en La Nación entre 1941 y 1974, año de su muerte, es un viaje a través de las transformaciones experimentadas por nuestra sociedad en esos cruciales años.

El humor, omnipresente en el Grafodrama, va de la mano de la crítica, casi siempre a través de la ironía; su intención no era moralizante sino amablemente delatora de nuestros comportamientos, virtudes y defectos.

Medrano, además, abordó toda manifestación artística que estuvo a su alcance: fue periodista (se recibió en la Universidad de Indianápolis, EEUU), pintor (creador de series como Galería Contemporánea y Colección Suprarrealista, que se presentan en esta página web), conferencista, y hasta conductor de televisión, con un microprograma en Canal 7 que llevaba sus viñetas a un medio pionero para entonces.

Su compromismo politico le daba inagotable inspiración y a la vez lo agobiaba Medrano vivió muy de cerca los avatares, muchas veces dolorosos, de nuestra historia política, e intentó a través de su obra sembrar la tolerancia y la necesidad de la convivencia pacífica.

En el plano de la plástica, su obra pictórica es un referente insoslayable a la hora de reconstruir la Argentina entre 1940 y 1970. Los almanaques que realizó para la empresa Alpargatas son un registro minucioso de las personas y los objetos que animaban nuestro escenario entre esos años. A pesar de no haber en su obra casi ningún personaje equivalente a los Avivato, Ramona o Patoruzú de la época, Medrano reflejó prototipos argentinos que sin tener nombre propio son símbolos de la Argentina. Hasta Julio Cortázar, en su novela Los Premios, señala que uno de sus personajes “se parece muchísimo a las gordas de Medrano, el de los Grafodramas…

Fuente: http://www.luisjmedrano.com.ar