Ernesto García Seijas

Súper historieta de acciónTapa de libroIlustración para historieta"Helena"Coleccion Robin hood 1973Coleccion Robin hood 1978"Episodios de amor ""Episodios de amor"
Revista de historietas, cuentos y curiosidades.Coleccion Robin hood 1974
Super historieta de acciónSuper historieta de acciónSúper historieta de acciónHistorietaTapa de libro "Gines del mar"
Coleccion Robin hood 1970
Tapa de la revista
Biografia Ernesto Gabriel Seijas

Bocetos de Enrique Gabriel Seijas

escanear0001escanear0002

Ernesto Rudesindo García Seijas nació el 1º de junio de 1941 en la ciudad de Ramos Mejía, provincia de Buenos Aires, y desde muy temprana edad comenzó a dibujar en cada pedazo de papel que le caía a las manos. Motivado por la admiración a su hermano 12 años mayor, que era dibujante publicitario, decidió a los doce años ingresar a la escuela secundaria de bellas artes, la cual abandonó poco tiempo después por falta de interés en todas las demás materias que no fuesen dibujo. Al poco tiempo se inscribe en las academias Pitman, donde estudia dibujo por dos años. Pero su curiosidad de aprendiz no quedó solo ahí, se compró varios libros del conceptuado dibujante norteamericano Andrew Loomis, de quien aprendió lo que le faltaba para lanzarse a dibujar profesionalmente.
Su primer trabajo pago como dibujante fue en la Editorial Fascinación, donde debía rellenar los cuadros que faltasen en las novelas ilustradas que venían de Italia. Al poco tiempo comienza a dibujar para la revista Totem una historieta que se llamaba Bill y Boss.
En el año de 1958 empezó a trabajar para la revista “Bucaneros, el gigante de la historieta”, donde dibujaba a los piratas que daban título a la revista.
Colaboró para casi todas las revistas argentinas de aquella época: Frontera, Hora Cero, Misterix (donde ilustró en el año 1963 a León Loco, una historia de adolecentes y barcos guionada por Oesterheld), Rayo Rojo y por fin Intervalo.
También por esos años ilustró muchísimas tapas de la colección de libros Robin Hood. En la revista Intervalo presuntamente femenina de Editorial Columba, Ernesto García Seijas ilustró “novelas” románticas y series interminables, como así adaptaciones de clásicos del cine de aquel entonces. Al poco tiempo le confían a Helena, personaje de Robin Wood, que permitiría al artista utilizar toda la gama de recursos de que es capaz: una mujer hermosísima, héroes y villanos sofisticados, un ambiente tan realista que por momentos se diría que es fotográfico. Indudablemente lo mejor que publicó Intervalo desde su aparición hasta la fecha.
Por ese entonces comenzó a colaborar con Ediciones Record. Fue en esta editorial donde tuvo la posibilidad de crear sin límites y dar rienda suelta tanto a su imaginación como a sus estupendos recursos técnicos: Black Soldier, Skorpio, Mandy Riley, El pequeño Rey, La estirpe de Josh, donde Oswal hacia el lapiz y Ernesto los pasaba a tinta, Los aventureros, El hombre de Richmond. Al tiempo comienza a dibujar nuevamente para Columba, en este caso para la revista Nippur, el personaje Kevin.
En el año 1987 sale la primer tira ilustrada para el diario Clarin: El Negro Blanco. De esta serie surge un personaje que conquista varios corazones: Flopi.
Pero el arte de García Seijas no termina en la fronteras latinoamericanas. Sus dibujos se pueden apreciar en países como España, EEUU, e Italia, donde se publicaron y se publican historietas como El Negro Blanco, Mandy Riley, Príncipe de las arenas, Bambi y Lenny, Radzel.
Actualmente está terminando un libro sobre el personaje Tex, escrito por Claudio Nizzi e impreso por Sergio Bonelli Editore, una editorial muy conceptuada en Italia.
Entrados los ’90 comienza una historieta de terror, que sale como suplemento de la revista Espectador de Editorial Perfil.
También tiene un paso por el mítico diario La Prensa donde ilustra al personaje de historietas Bardo.
Actualmente se encuentra publicando en el diario La Nación, una historieta llamada Especies en peligro.
Recordando una anécdota, donde el dibujante García Lopez lo invitó a dibujar algún personaje de DC en los EEUU, y que por varios motivos no pudo hacerse realidad, no es utópico soñar con el hecho de, tal vez, ver su trazo tan particular y realista ilustrando las aventuras de Batman, personaje que alguna vez soñó dibujar.